Salud social

SIETE CONSTRUCTORES DEL CARIÑO EN LA PAREJA

Una multitud de libros y de páginas web presentan una enorme cantidad de fórmulas para alcanzar “matrimonios felices” o el “éxito matrimonial”, como: “Los siete hábitos de las parejas altamente efectivas”; “Las siete claves para un matrimonio feliz”; etc. Por lo general, son buenos consejos o sugerencias, dados por personas de experiencia o terapeutas. Sin embargo, no es lo mismo cuando se investiga a centenares o miles parejas con instrumentos validados, y se obtienen resultados mediante métodos científicos comprobados. Las conclusiones tienen mayor solidez. Los siete constructores que aquí presentamos son hallazgos obtenidos por la investigación, después de décadas de estudio de parejas.

1. CONOCIMIENTO MUTUO

Gottman denominó “mapa de amor” a “esa parte de la mente donde almacenamos toda la información relevante sobre la vida de nuestra pareja”. Cuanto más se conozca al cónyuge, mejor preparado se estará para enfrentar las dificultades y los conflictos. ¿Conozco el nombre de los mejores amigos de mi pareja? ¿Sé cuál es su música favorita? ¿Estoy al tanto de sus preocupaciones actuales?

2. CULTIVAR EL CARIÑO Y LA ADMIRACIÓN

El cariño y la admiración son dos elementos importantes en una relación duradera y gratificante. Aunque las parejas felizmente casadas pueden encontrar fallas en el compañero, sienten que la persona con la que se casaron es digna de respeto y cariño. Cuando esta sensación desaparece en un matrimonio, la relación comienza a marchitarse.

3. COMPROMISO

El compromiso matrimonial (con sus componentes específicos) es algo sagrado y constituye el punto central del vínculo conyugal. La manera en que los esposos comprendan y vivan esos compromisos determinará la calidad humana del matrimonio. Según Chapman (2004), el compromiso incluye diez “principios” básicos: 1) Vivir juntos en afectuosa armonía; 2) Mantener una relación sexual sana dentro del matrimonio; 3) Formar una unión feliz; 4) Convivir los dos con los hijos; 5) Actuar en común acuerdo; 6) Dar preferencia al cónyuge por encima de toda otra persona; 7) Mantener entre los dos una íntima comunicación, que incluya ideas, sentimientos y actitudes; 8) Mantener un pacto de ayuda mutua de todas las formas posibles; 9) Pasar mucho tiempo en mutua compañía; 10) Comprometerse a formar juntos una relación que dure toda la vida.

Abrazarse, acariciarse mucho, tener varios encuentros sexuales a la semana y dormir juntos mejorará la relación notablemente.

La familia que soñé, pág. 22.

4. AMISTAD

Para averiguar cuáles son los secretos de los matrimonios exitosos, un grupo de investigadores de The Open University entrevistó a 4.494 británicos, de entre 18 y 65 años, indagando sobre qué era lo que realmente funcionaba en las parejas que duraban más tiempo (Baker y Gabb, 2016). Los “secretos” de las parejas que permanecían en el tiempo fueron los siguientes: 1) Reír juntos; 2) Compartir valores e intereses; 3) Ser los mejores amigos; 4) Ser cuidados y sentirse apoyados; 5) Sentirse seguros; 6) Ser felices; 7) La confianza; 8) Compartir una relación cercana; 9) Hablar y escuchar; y 10) Estar enamorado y/o ser amado.

5. BUENA COMUNICACIÓN

En otra investigación realizada en Irán con 365 parejas seleccionadas (Daneshpour, et al., 2011), se estudiaron a fondo los factores efectivos del éxito matrimonial. Los siete principales fueron: 1) Confiamos unos en otros, y estamos comprometidos; 2) Nos consultamos entre nosotros; 3) Pensamos que nuestra relación es íntima, 4) Resolvemos nuestros propios problemas; 5) Cooperamos mutuamente en la crianza de los niños; 6) Compartimos las mismas creencias religiosas; y 7) Expresamos nuestro amor el uno al otro. Muchos de los entrevistados enfatizaron la importancia de la comunicación. Una mujer declaró: “Siempre hablamos entre nosotros. Si en alguna ocasión no hablamos, enseguida pensamos que existe algún problema. Nos sentamos a charlar sobre cualquier cosa, incluso sobre temas ya repetidos. Lo importante es mantener vivo el diálogo. Por su parte, un hombre también reconoció que la comunicación es fundamental. Dijo: “Aquellos que tienen poca comunicación, seguramente se encuentran en problemas. La comunicación verbal es muy importante” (ibíd.)

6. MANTENER CONTACTO FÍSICO

Abrazarse, acariciarse mucho, tener varios encuentros sexuales a la semana y dormir juntos mejorará la relación notablemente. De acuerdo con un estudio de la Universidad de Hertfordshire, el 94% de las parejas que mantiene un contacto cuando duerme es más feliz con su relación. Asimismo, según Michelle Russell y James Mc Nulty (2010), de la Universidad de Tennessee, estudiando 72 parejas recién casadas, se arribó a la conclusión de que el tener una vida sexual activa durante el matrimonio genera relaciones satisfactorias y reduce los cambios de humor de las personas.

7. SENTIDO DE TRASCENDENCIA

Un matrimonio feliz no consiste solo en saber vadear los conflictos. Cuantos más acuerdos existan sobre los asuntos fundamentales de la vida, más significativa y fácil será la relación. En ese sentido, compartir las mismas creencias religiosas y tener una experiencia religiosa compartida es esencial. Hay un canto evangélico que dice: “Con Cristo en la familia, qué hogar feliz”. Esas palabras revelan una realidad palpable en muchos matrimonios de éxito.

Fuente: Libro “La familia que soñé”, Arnulfo Chico Robles, Laura Oros, Mario Pereyra, Pamela Sicalo, pág. 21-13. Conseguílo con nuestros representantes: http://ivca.org.ar/manuales/.