Salud física

El Poder Medicinal del limón

Limpia y regenera la sangre

Aunque el limón actúa sobre todo el organismo, sus aplicaciones medicinales derivan especialmente de sus efectos sobre la sangre:

– Antianémico: aumenta la absorción de hierro.
– Fluidificante: evita la trombosis.
– Depurativo: facilita la eliminación de las sustancias tóxicas de la sangre.

Por ello, su uso está especialmente recomendado en los siguientes casos:

• Anemia: El limón nunca debería faltar en la mesa de una persona que padece anemia. Aunque su contenido en hierro es muy escaso, posee un gran poder antianémico debido a que aumenta la absorción del hierro contenido en los alimentos vegetales.

• Afecciones circulatorias: La hesperidina y los otros flavonoides del limón refuerzan la pared de los vasos capilares, otorgan una mayor elasticidad a las arterias y evitan la tendencia excesiva de la sangre a coagularse y formar trombos.
El uso del limón está muy recomendado en caso de arteriosclerosis, tendencia a la trombosis, edemas (retención de líquidos en los tejidos) y siempre que se desee fluidificar la sangre y mejorar la función circulatoria.

• Exceso de ácido úrico: el limón es un gran eliminador de ácido úrico, producto de desecho que nuestro organismo genera continuamente y que debe ser eliminado con la orina. Su exceso se deposita en las articulaciones produciendo artritis y dolores reumáticos, y en los riñones produciendo nefritis (inflamación).

• Cálculos renales: La cura de limón resulta de gran efectividad para favorecer la disolución de los cálculos renales, especialmente cuando están formados por sales úricas (uratos).

• Infecciones: Por su contenido en vitamina C y en elementos fitoquímicos, el limón aumenta las defensas del organismo y lo prepara para luchar contra las infecciones. Su uso conviene en todo tipo de enfermedades infecciosas, ya sean víricas o bacterianas.

• Anticancerígeno: El d-limoneno, un terpeno aromático que se encuentra en el limón, especialmente en la CORTEZA, ha demostrado tener la capacidad de neutralizar ciertas sustancias cancerígenas.

Fuente: Extracto del libro “El Poder Medicinal de los Alimentos”, Dr. Jorge Pamplona Roger, pág. 128-129. Conseguílo con nuestros representantes: ivca.org.ar/manuales.